martes, 9 de junio de 2009

Osho y el amor...


Hacía tiempo que no lloraba. Antes solía hacerlo a menudo, pero hace bastante tiempo que me cuesta reconocerme debajo de esta armadura oxidada. Me cuesta dejarme llevar por las emociones, y siento como si todas las lágrimas que no he llorado este tiempo, sólo ayudasen a oxidarme más y más cada día.


No soplan vientos demasiado favorables, o tal vez es que yo no he sabido dejarme llevar y he tratado de resistir a la tempestad, no lo sé. Lo único que sé es que ayer por la noche, repasando un viejo diario, he vuelto a llorar. He vuelto a llorar mientras recordaba como una de las personas a las que más he querido ha decidido hacer su travesía lejos de mí y aunque yo esté ahora en otra guerra, siempre duele recordar que esa persona te inspiró para escribir tus mejores versos, porque sí, hace siglos, yo escribía...


He llorado al darme cuenta de que los 3 deseos que pedí una noche de Samhain, justo antes de volar a Italia, se habían cumplido, sin que yo, hasta este momento, fuera consciente de ello.


He llorado repasando mi primer paseo por la ciudad que me cambió la vida, reviviendo sensaciones, miradas, momentos de complicidad que ahora mismo empiezan a pesar en la espalda. Sintiendo como sentía entonces, antes de todo, antes de que la poesía decidiera buscar otras plumas y saliera volando. Porque ciertamente, desde que le conocí, no he sido capaz de volver a escribir un sólo verso. Quizás es que la poesía sirvió en un momento de mi vida y ahora ya no sirve, o quizás es que los sentimientos han callado demasiado tiempo...

Le preguntaron un día a Osho: "¿Por qué el amor es doloroso?" y él contestó: "el amor es doloroso porque transforma, el amor es mutación y cada transformación va a ser dolorosa. La agonía es realmente intensa, no puedes experimentar el éxtasis si no has experimentado la agonía. Para purificar el oro hay que quemarlo. El amor es doloroso, pero no lo evites. Si lo evitas habrás evitado la mayor oportunidad para crecer. Sumérgete en el amor, sufre el amor, porque a través del sufrimiento llega el éxtasis. Dejemos que halla pena, dejemos que halla sufrimiento. Atraviesa la noche oscura y podrás contemplar un maravilloso amanecer. Sólo de las entrañas de la noche oscura puede surgir el sol. Sólo después de una noche oscura llega el alba..."

2 comentarios:

Osho Maestro dijo...

Hola, Mae:

Muchas gracias por tu blog.

Recibe un gran abrazo,

Gonzalo

Anónimo dijo...

Hay un mantra budista que dice: Gate gate, para gate; swaha;" Ido, ido,ido del todo; deja que se vaya al fuego". El pasado se ha ido, el futuro aún no ha llegado ¿por qué preocuparte de ello?.
Lo que se ha ido se ha ido; lo que no ha llegado aun no ha llegado. Sólo queda este momento, puro, intenso de energía.¡Vívelo!. Si es silencio, agradécelo. Si es dicha, agradéceselo a Dios, confía. Y si puedes confiar, aumentará. Si no confias,ya lo has envenenado.
OSHO.
Te quiero hechicera.