domingo, 7 de octubre de 2007

¿Adaptarse a la mediocridad?


"Muchas personas quieren hacernos creer que nuestra vida no difiere mucho de la de los ratones de laboratorio. El agua y la comida se reponen cada día, podemos olfatear a nuestros semejantes en las jaulas vecinas, se nos enciende y apaga la luz regularmente, hay calefacción, y, por lo tanto, debemos contentarnos porque seguro que hay otros ratones que viven arriesgándose más y con menos comodidades que nosotros.

En un mundo en el que los únicos sueños permitidos son los que se pueden comprar, la felicidad se ha convertido sólo en un tributo de la posesión. La realización de si mismo, que es ( o debería ser) el camino de toda vida, a estas alturas reside perversamente sólo en la resignación y el desaliento. Me realizo adecuándome, haciendo los mismos gestos que los demás sin hacerme nunca preguntas. Me realizo no realizándome, porque la sociedad no me concede otra cosa, porque tengo sólo dos piernas cortas, y no me despuntan alas por ninguna parte. ¿Pero de verdad es así o se trata de una excusa, una forma de pereza mental?

Por mucho que nos esforcemos en vivir en recipientes al vacio, el misterio resplandece a nuestro alrededor y nos sugiere el camino que tenemos que seguir. No existe la mediocridad, lo gris. Sólo existe nuestro miedo. Miedo de crecer. Miedo de abrirse a las emociones. Miedo de descubrir que no hay ninguna jaula alrededor, sino sólo libertad, aire. Y si levantamos apenas la mirada, el espacio infinito del cielo"


Susanna Tamaro "Más fuego, más viento"

1 comentario:

Brigantia dijo...

Ti desde logo q non te adaptas a mediocridad, o camiño marcado, o q se espera q fagas, ti saes en busca do teu camiño e do q che dicta o teu corazón.
O medo a veces durme o noso lado, é algo q nos acompaña en partes do camiño, pero neses momentos sabes q está ahí, pero non te deixas vencer por él, e a ti coa túa luz e a túa forza o medo non te vencerá.

Que a Deusa te bendiga.