lunes, 21 de diciembre de 2009

Un largo letargo y un anhelado despertar...


A punto de que la Navidad entre por la ventana y se nos cuele en el día a día. A punto de hacer la maleta y pasar largas horas conversando al calor de la chimenea. A punto también de que un año viejo se convierta en polvo y el 2010 con sus promesas de cambio llegue a mi vida, a esa vida que he tenido que resetear y que afronta el año nuevo con un montón de planes y un gran proyecto en el horizonte…


Ayer por la noche decidí que no voy a hacer balance del 2009. ¿Por qué? Porque no creo que valga la pena. No porque no haya vivido momentos dorados durante estos meses, sino porque mi vida anterior a partir del 1 de enero del 2010 no existirá. No importa lo que ha sucedido con anterioridad. Quiero empezar de cero, y empezar de cero significa volver lo mínimo indispensable al pasado. Al tiempo, me he dado cuenta de que estos dos últimos años si han tenido un sentido. Me explico: llevo tiempo pensando que el 2008 y el 2009 apenas han traído nada a mi vida y han pasado sin pena ni gloria por delante de mi casa. He vivido muy hacia adentro, apenas he cultivado mi vida social, y los días eran más que rutinarios, no había mucho más que el trabajo, las escapadas viajeras y un sueño que perdía por momentos su sentido. Apenas escribía, apenas vivía, apenas sentía, apenas nada…


Estos días, leyendo un libro mágico “Los cuentos del destino” de Jimena Fernandez Pinto, he comprendido que este era un letargo necesario. No estaba parada, sólo me había quedado dormida, descansando, pero, aunque fuera no sucediera nada, dentro estaban sucediendo muchas cosas: me estaba preparando para lo que vendría después, para lo que está sucediendo ahora. Estaba haciendo acopio de fuerzas, aceptando mi parte sombría y mi destino en silencio, comprendiendo los pequeños misterios que habitan en mi vida. Un poco como la sacerdotisa en el tarot, estaba cultivando mi intuición, aprendiendo a armonizarme con aquello que me toca vivir y aceptarlo sin rebelarme, afinando el oído para escuchar mi voz interior…


Ahora me estoy desperezando. Creo que este período me devuelve una yo más auténtica, más sincera consigo misma y más integrada. Creo que este sueño reparador me ha dado una fuerza inmensa para acometer el gran reto que se me presenta y sobre todo el valor que me faltaba para tratar de transformar mis sueños en pequeñas realidades…

Ah! Por cierto, feliz Yule o feliz Navidad para todos. Al fin y al cabo es exactamente lo mismo…

5 comentarios:

Jimena Fernández Pinto dijo...

Hola!
Las alertas de google me traen las noticias sobre mi libro :-)
Me emociona mucho que mis palabras te sirvan de esta manera y te agradezco de corazón que lo menciones en tu blog :-)
Cuando se escribe un libro son años de dedicación que nunca se sabe en qué darán. Y encontrarme con tus líneas me llena de aliento. Es un precioso regalo de navidad.
Un abrazo y mis mejores deseos para el 2010 de turrones de felicidad, mazapanes de salud, polvorones de suerte, rosquillas de prosperidad y trufas de alegría :-)

Jimena Fernández Pinto dijo...

Se me olvidó comentarte que en mi blog hay más ;-)


http://loscuentosdeldestino.blogspot.com/

besosssss

El ave peregrina dijo...

Querida amiga hoy pasé por tu blog y quiero felicitarte el nuevo año, deseo que venga cargado de realidades y que ese ánimo bajo que intuyo salga a la luz deleitándonos con tus hermosas palabras.

De corazón te lo deseo.
Aquí tienes una amiga.

Un fuerte abrazo.

Viviana Álvarez dijo...

Desde este faro se vislumbra la cumbre del mundo y de allí, el universo todo. Es una suave y dulce mezcla de mísitica celta (pueblo que amo) con una excelsa literatura.

Gracias por estar siempre!

Besos

Anónimo dijo...

Espero que lo pasaras muy bien en las fiestas navideñas y que hayas empezando el año con mucha energía :)
Un besote !

Tharsis