martes, 24 de noviembre de 2009

Cerrando círculos...


Una etapa que se acaba. Otra por empezar. Un círculo que se cierra. Otro que hay que empezar a dibujar. El viernes pasado, al cerrar por última vez la verja de la oficina, demasiadas emociones. Casi cinco años de mi vida resumidos en mil cafés con galletas de canela, en confidencias, en risas y algún llanto, en muchos momentos muy buenos y alguno que otro no tanto. Después el vacío, lágrimas, un kilo de lacasitos de regalo (para que vea la vida de mil colores), demasiados "te echaremos de menos", "ha sido un placer trabajar contigo"... Todavía estoy aterrizando. Todavía se me hace raro no levantarme a la hora de siempre y correr para fichar a las diez en punto. Acabo de tomarme un café en casa porque echaba de menos esos diez minutos de parón y de ponerme al día con Ana. Echaré de menos no verla todos los días: más que mi compi, mi amiga, mi confidente, mi hermana mayor...




Ahora toca un tiempo de relax. Dedicarme a mi misma un mes y poco, para con el nuevo año, empezar una nueva vida. Queda mucho que planear, mucho que hacer, y, como siempre, tengo la sensación de que no me llegará el tiempo... pero eso es otro cuento, otra etapa, otro círculo, otra página...




Me quedo con las palabras de un cliente de empresa, casi ya un amigo:




"Una página que se cierra.


Una nueva página que se inicia.


La parte positiva es que todavía hay que escribirla..."

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro que se cierra una etapa ya completada ........pero veràs que el futuro es muy generoso contigo no lo dudes...ni un momento

Anónimo dijo...

Ya sabes que yo estaba deseando celebrar este momento contigo, me gusta ver la fuerza en tu rostro de nuevo y sobre todo la alegria y el entusiasmo que caminan de tu mano en esta nueva etapa.
Te siento aqui, mucho más presente, mucho más tu, mucho más en la luz.
Y esto me alegra, porque mi hermana ha vuelto.
Te quiero.
Sulvé.

El ave peregrina dijo...

En el transcurso de la vida se nos abren y cierran puertas, pero no podemos decaer, ten fe y vendrán nuevas oportunidades.Te deseo mucha suerte.
Ya me dirás donde está el faro del norte.

Un fuerte abrazo.