jueves, 15 de octubre de 2009

"Ojalá estuvieras aquí..."


de Tam tam go...


Hacía tiempo que no me sorprendías por la espalda. Te traigo a mi pensamiento día tras día (y últimamente más que más, por aquello de la visualización creativa...), pero hoy cuando venía hacia el trabajo, me ha sorprendido tu sonrisa, clara y nítida, en mi cabeza. Caminabas, yo iba detrás de tí, cogida de tu mano. Te girabas y sonreías. Sólo sonreías...

Yo seguí andando. Creo que alguien me saludó, pero ya sabemos que me pierde lo despistada que soy, y, además, para qué mentir, mis pensamientos caminaban por otras calles... Calles que pronto espero hacer mías de nuevo, rincones de cuento de hadas que anhelo pasear de la mano de la esperanza que ahora mismo sólo tú puedes devolverme...

Llegué a la oficina, reinicié el equipo, hablé con Conchi desde el aeropuerto, diluyendo tu imagen entre avisos al último pasajero, llamadas de atención para que no pierdas de vista tu equipaje y vuelos que se retrasan... Colgué, me puse a trabajar: llamada para encontrar lo imposible para Navidad, hotel al otro lado del charco "carísimo", menú para congreso en balneario... y entre mails, faxes, expedientes y milagros, tu sonrisa, sólo tu sonrisa...

Me pregunto si te ocurre en ocasiones, si te sorprende mi presencia, si extrañamente sientes, a kilómetros, el latido de mi corazón. Sabes que a mí, sí me sucede, que ahora mismo sólo esos momentos pueden salvarme, que sólo esos instantes apartan de mí el miedo. Me dijiste un día que no quedaba tiempo, que la vida hay que cogerla al vuelo, apretarla fuerta entre los dedos y no dejarla escapar. Mi vida se me escapa de entre las manos sin que pueda salvar apenas nada. Sólo puedo salvar una cosa. Sólo una. Sólo tu sonrisa...
T.V.B.

2 comentarios:

Brigantia dijo...

...o tú allí...
La foto preciosa!!
Un biko

Bohemia dijo...

Me ha gustado este texto, me he sumergido en tus letras...la foto invita a la inmersión!

Bss